Fanfic: You Never Walk Alone, BTS capitulo 28

googletag.cmd.push(function() { googletag.display('KPL_Nota_LB1'); });
Fanfics

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS capitulo 28

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21 Capitulo 28 Abrí mis ojos encontrándome con una luz blanca en el techo, mi vista tardó en adaptarse […]

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS Fanfic: You Never Walk Alone, BTS

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21

Capitulo 28

Abrí mis ojos encontrándome con una luz blanca en el techo, mi vista tardó en adaptarse a ella, parpadeé varias veces suspirando, ¿Dónde estaba? Llevé mi mano a mi nariz donde un pequeño y delgado tubo estaba conectado a ella, antes de poder quitármelo una mano pálida y masculina me detuvo. YoonGi negó con la cabeza muy serio.

— No lo hagas.

— ¿Qué…? —intenté levantarme notando los cables en mis brazos. Mi hermano me ayudó a quedar sentada acomodando la almohada en mi espalda, pude ver mejor la habitación. Estábamos en el hospital— ¿YoonGi?

— Tranquila, los chicos están afuera, no les permitieron entrar todos juntos—suspiró sonriendo apenas— ¿Cómo te sientes?

— Desorientada, no recuerdo… ¿Qué pasó? —fruncí el ceño.

— Te desmayaste…—comentó sin quitar sus ojos de mí—Tus pulmones…al parecer tienen una infección, por eso no podías respirar bien, el doctor dice que será mejor tenerte aquí para estar más…seguros.

— ¿Una infección?

— Así es, te hicieron unos exámenes junto a una radiografía para poder ver mejor y.…—se interrumpió dejando las palabras en el aire. No me hizo falta saber que tan mal estaba porque su silencio lo decía todo. Recosté mi cabeza hacia atrás pasando mi mano por el cabello, volví a mirarlo tomando su mano.

— Estaré bien.

— Lo sé, es difícil librarme de ti—bromeó con una débil sonrisa. Sabía que tenía miedo, se notaba en su mirada, YoonGi era así, era difícil hacerle confesar eso—Mamá llamó hace minutos.

— ¿Le contaste?

— Tuve que hacerlo.

— YoonGi, no debiste…

— Vendrá con papá pasado mañana, comprarían los pasajes de avión hoy…

— ¿Por qué le dijiste? Deben estar asustados, voy a curarme, ¿Sí? Sólo exageran, además, los chicos y tú deben prepararse para el concierto…

— ¿Crees que me importa eso sabiendo que mi hermana está aquí? —su voz fue fría, estaba molesto—En este momento tú eres importante para mí, Yun, para mí y para los otros seis chicos que están en esa sala de espera—bajé la cabeza sintiéndome algo egoísta. Miré mis manos jugando con mis dedos, aquel pequeño tubo en mi nariz causaba un suave cosquilleo por el oxígeno que brindaba—Sólo…deja que nos preocupemos por ti, ¿Sí? Sólo por esta vez—volví a mirarlo. YoonGi me abrazó rodeándome con sus brazos con cuidado, recosté mi cabeza en su hombro.

— No voy a morir hoy, YoonGi—susurré. Él no respondió y yo no supe si eso lo había calmado o no. 

Podía respirar por mí misma, pero al mismo tiempo no, había intentado quitarme aquel tubo lográndolo sólo unos minutos, cuando comencé a toser de poco a poco preferí usarlo de nuevo. Los chicos alcanzaron a entrar todos juntos por petición mía, Hobi fue el primero que vino a abrazarme, todos estaban preocupados. Intenté calmarlos asegurándoles que me sentía bien, al pobre de Jin lo abracé disculpándome por haberle asustado así en la cocina y por no haberle obedecido.

La noche había caído, todos estaban en esa habitación durmiendo, las enfermeras que habían venido para asegurarse de mi estado no se mostraban contentas con eso, YoonGi había salido de la habitación para conversar con su mánager, al parecer la agencia estaba preocupada por lo que sucedía. Intenté dormir, pero no lo lograba, mi mente estaba más que despierta y los cables conectados a mí no me hacían sentir muy cómoda que digamos.

JungKook, Hobi y Tae dormían en el sofá, el mayor de los tres tenía su cabeza recostada hacia atrás, TaeHyung apoyaba su cabeza en el hombro de Hoseok y Kookie ni se movía haciendo un puchero adorable con su cabeza inclinada hacia adelante. NamJoon estaba de brazos cruzados en el sillón con su chaqueta cubriéndolo y Jin dormía en la silla con la cabeza apoyada en la pared. Mis ojos fueron al chico que se acercó a la cama recostándose con cuidado a mi lado, sonreí dulcemente acariciando su mejilla, besó mi frente cubriéndome con las sábanas y juntando nuestras frentes como acostumbrábamos a hacer.

Jimin era mi mejor medicina para dormir.

— ¿Te sientes bien? —susurró en voz muy baja para no despertar a los demás. Asentí cerrando mis ojos, respiré profundo, pero sólo hasta donde mis pulmones lo permitían, acarició mi mejilla unos segundos abrazando mi cintura luego para mantenerme cerca suyo— ¿Yun? —susurró.

— Te amo, Jimin—susurré—Te amo y no sabes cuánto.

Hubo unos minutos de silencio, el sueño fue envolviéndome, sus brazos rodeándome eran el mejor lugar del mundo, su respiración lenta chocando contra mí, su cabello rubio haciéndome cosquillas en mi frente, su corazón latiendo era…era quizás el sonido más hermoso. Mientras su corazón siguiera latiendo así intentaría darle fuerzas al mío para que llegara a ser así.

Algo rozó mis labios, el beso fue muy dulce y lento, había cierta nostalgia en ese gesto, cuando me separé unos minutos abriendo mis ojos, toda la imagen hermosa desapareció de mi mente, Jimin estaba llorando, realmente estaba llorando y era lo más cruel en este mundo. Con mi pulgar limpié sus mejillas besándolas con delicadeza y volví a repetirle lo mismo que le dije a mi hermano.

— No voy a morir hoy.

— No vayas a dejarme por favor—susurró con un hilo de voz. Sonreí de lado pasando mis dedos por su cabello.

— Mi dulce Jimin…estaré bien—intenté calmarlo. Cerró sus ojos algo más tranquilo con mis caricias—Todo estará bien.

— Yun…

— Shh, intenta dormir, mañana hablaremos—volví a apoyar mi frente con la suya abrazando su cuello jugando con su cabello, tenía mi mano en su nuca, cerré mis ojos quedándome dormida sólo cuando él lo hizo.

Por primera vez creo que fui yo quien lo consoló esta noche.

Continuara…

También te puede interesar:

Te puede interesar

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments