Fanfic: You Never Walk Alone, BTS capitulo 27

googletag.cmd.push(function() { googletag.display('KPL_Nota_LB1'); });
Fanfics

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS capitulo 27

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21 Capitulo 27 Toqué la puerta de su habitación avisando que estaba allí, Tae giró su cabeza de inmediato […]

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS Fanfic: You Never Walk Alone, BTS

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21

Capitulo 27

Toqué la puerta de su habitación avisando que estaba allí, Tae giró su cabeza de inmediato apartando la atención de su laptop, traía sus lentes puestos y le quedaban perfectos. Me acerqué a la cama sentándome a su lado.

— ¿Qué haces? —quise saber con curiosidad.

— Estoy intentando avanzar de nivel en el juego que descargó JungKookie, pero me está costando—arrugó su nariz— ¿Estás bien? ¿Necesitas algo?

— Quería hablar contigo—fui al punto. Lo miré encontrándome con sus ojos—Verás, yo…ahh…quiero ser honesta contigo…

— Ya sé—asintió sonriendo burlonamente—No te preocupes, ignoremos lo que dije, ¿Sí?

— Pero Tae…

— Hablé con Jimin, hemos estado hablando últimamente—comenta muy tranquilo. No quería imaginar que tanto hablaban, sobre todo siendo compañeros de cuarto—Creo que me confundí.

— ¿Te confundiste? —fruncí el ceño.

— No niego que me gustes, pero creo que mereces estar con Jimin, no he dejado de mirarlos a ambos y aunque sienta algo de celos al mismo tiempo descubrí que me siento bien al saber que alguien además de mí te quiere tanto, Yun.

Eso era lindo pero triste. No quería que ignorara lo que sentía.

— Tae, ¿Tú realmente estás bien?

— Lo estoy, lo juro—asintió—Hobi me preguntó lo mismo y Kookie cree que lo que hice está bien, todos saben que Jimin merece estar contigo, incluso YoonGi, aunque le cueste aceptarlo sabe que es lo correcto-sonrió acomodando mi cabello.

— Tú también mereces estar con esa persona.

— Pero me ves como un amigo, ¿Cierto?

Bajé la mirada avergonzada, si lo decía así me hacía sentir cruel.

— Quise ser honesta contigo, pero…no quería lastimarte…

— Ah, Yun, tranquila—me abrazó—Sigo siendo tu bias, ¿No? Eso me da algo de ventaja.

Sonreí por eso correspondiendo el abrazo, quería a Tae, realmente lo quería, pero supongo que con quien más siento “conexión” o “química” es con Jimin. Justo unos pasos se escucharon seguido de una voz.

— ¿Por qué se están abrazando en la cama?

Ambos giramos a la puerta encontrando al chico de cabello rubio allí, Jimin veía algo tenso la escena. Sonreí divertida soltando lentamente a Tae, pero éste no me soltaba a mí.

— ¡Yun acaba de hacer su elección! ¡Me escogió a mí! —chilló V todo emocionado.

— ¿Qué? —el pobre se lo estaba creyendo.

— ¿Enserio le vas a creer? —intenté levantarme, pero el chico seguía sin soltarme— ¡Tae!

— Ella dijo que era su favorito, que me ama más de lo que puedo imaginar y que soy el primero en su lista.

Jimin levantó una de sus cejas tan serio que ya me estaba asustando, entre forcejeos intenté levantarme sin obtener éxito, el chico rubio tomó mis manos intentando ayudarme al acercarse, pero Tae tenía sus brazos en mi cintura negándose a dejarme ir, ahora ambos estaban jalando en direcciones opuestas y me sentía como un juguete en medio de ambos niños. Comencé a reír por el momento seguido de ellos dos, Jimin terminó cayendo en el suelo aumentando las risas de Tae y mías.

— No le creas, ¿Sí? —pedí escuchándolo reír. Habíamos salido del departamento cuando comenzaba a oscurecer, Jimin traía su cubrebocas y yo el mío, un gorro cubría su cabello mientras rodeaba mis hombros con su brazo, mi brazo izquierdo iba abrazando su cintura mientras caminábamos por la playa— ¿Crees que está haciendo bien?—lo miré—Dijo que sigo gustándole—llevaba mis zapatillas en la mano sintiendo la arena en mis pies, Jimin iba exactamente igual, el agua que llegaba a la orilla parecía luchar por alcanzarnos cada vez que subía y volvía a descender.

— Mmm…—pareció pensarlo. Nos detuvimos tomando asiento en la arena, con mis manos jugué con ella sin dejar de mirarlo—Creo que Tae sólo se siente atraído a ti y eso es muy diferente a lo que yo siento.

Los mechones rubios que se escapaban del gorro se movían por el viento, sus ojos oscuros veían los débiles rayos del sol que ya estaba más que escondido, el cielo se estaba tornando oscuro pero el sonido del mar volvía tan…relajante ese momento. Incliné mi cabeza de lado recordando esa vez en la playa donde él mismo intentó animarme.

— ¿Tienes miedo?

— Todos los días—asentí.

— Tal vez eso no te deja avanzar—negué con la cabeza—Yun—tocó mi espalda. Tuve que mirarlo, su rostro preocupado era adorable—No vas a morir, deja de pensar en eso, recuerda que no estás sola.

Miré mis manos introducidas en la arena, las sacudí llamando su atención. Recosté mi cabeza en su hombro y me atrajo a él frotando mi brazo, ¿Y si hubiera conocido a Jimin en otras circunstancias? ¿Por qué las personas que suelen estar lejos de nosotros son las que más se preocupan? Quité mi cubrebocas sabiendo que era poco probable que alguien nos viera, levanté la mirada y Jimin me miró curioso, sonreí dulcemente bajando su cubrebocas lo necesario para besar sus labios. No dudó un segundo en corresponderme siendo dulce y suave, acaricié sus mejillas sintiendo caer con lentitud sobre la arena, Jimin tenía la mitad de su cuerpo sobre mí sin dejar de besarme como sólo él sabía hacerlo. Una pequeña sonrisa se escapó de mis labios por el cosquilleo en mi estómago, era uno de esos cosquilleos que te dicen que es con esa persona que debes estar.

Al día siguiente los chicos comenzarían sus ensayos, quise acompañarlos, pero preferí quedarme en casa, no me sentía del todo bien pero tampoco quería preocuparlos. Tenía un mal presentimiento, el cover que había hecho estaba Internet y al igual que el primero arrasó, miraba los comentarios sonriendo gustosa de que a muchas personas les gustara lo que hice, supongo que así mismo solía sentirse YoonGi. Hablé con mamá unas horas durante la tarde, cuando no tuve nada que hacer intenté leer algún libro que los chicos tuvieran, Jimin acostumbraba a leer en su tiempo libre por lo cual preferí buscar algo allí.

A las horas después YoonGi me había escrito que venían en camino, Jimin en cambio preguntaba si quería algo para comer, pero prefería la comida de Jin, ésa si valía la pena.

Cuando los chicos estuvieron en casa y las bromas acompañadas de risas sobraban, los miraba con una pequeña sonrisa, esos chicos nunca cambiarían. Me alegraba saber que YoonGi estaría en buenas manos, ayudé a Jin en la cocina tosiendo más de lo normal.

— ¿Estarás enfermando, Yun? —tocó mi frente.

— Tal vez sea una tonta gripe.

— Puedo hacer el almuerzo solo…

— Jin, no exageres—acusé.

Sonrió de lado rindiéndose. Cuando tomé la pimienta para echarle a la olla la tos se agravó, llevé una de mis manos a mi cuello sintiendo que algo estaba presionando mi respiración volviéndola dificultosa. Escuchaba a Jin preocupado llamar a los demás.

Todo fue cuestión de segundos, NamJoon llamando a emergencias, YoonGi cargándome en sus brazos para llevarme al hospital por sí mismo, Jimin siguiéndolo junto a los demás y.…la oscuridad viniendo a mí mientras escuchaba a mi hermano por primera vez asustado.

— Quédate conmigo, Yun, por favor.

“Incluso los niños grandes como yo también nos asustamos mucho”

Continuara….

También te puede interesar:

Te puede interesar

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments