Fanfic: One Shots Cravity, Muñeco

googletag.cmd.push(function() { googletag.display('KPL_Nota_LB1'); });
Fanfics

Fanfic: One Shots Cravity, Muñeco

Autora Newrat_2003 Muñeco Donde Minhee va a comprar un muñeco y encuentra algo más ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~ Minhee vive hace más de […]

Fanfic: One Shots Cravity,Conquistando al Crush

Autora Newrat_2003

Muñeco

Donde Minhee va a comprar un muñeco y encuentra algo más

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Minhee vive hace más de dos años en Seúl, después de regresar de Dinamarca, donde termino parte de sus estudios, pero a pesar de ser coreano todavía le resulta desconocido el lugar o en general el país en sí mismo.
Sigue pensando que corea es un lugar muy extraño, puedes pasar en frente de las tiendas y encontrarte cuanta cosa bizarra se les ocurra vender.

Un día mientras regresaba de la escuela se quedó dormido en el bus y su parada se pasó, no fue hasta que el bus paso un tope que la sacudida del bus lo hizo despertar, observando a su alrededor se dio cuenta que no sabía dónde estaba, así que de manera tranquila se paró e indico que bajaría, no haría un escándalo obviamente, o sea que vergüenza que todos sepan que se pasó de su parada.
Una vez bajo del autobús, se dispuso a observar todo el lugar, era extraño, nunca había estado ahí antes, pero que más daba iría a explorar el lugar, parecía un lugar más rustico, podría decir que hasta se sentía más cálido que Seúl.

Explorando el lugar se topó con un tienda un tanto peculiar “Doll’s House” se podía leer en el letrero, y en el aparador se exhibían muñecos y muñecas de tamaño real, eran tan fascinantes parecían tan reales, ya había escuchado hablar de ellos cuando estuvo en Dinamarca, la gente los compraba para no sentirse solos, ya que al ser tan realista daba la sensación de compañía, incluso sabia de algunos que podían sostener una conversación, algo básica, pero igualmente era sorprendente.
Nunca había visto unos tan cerca, tal vez consideraría comprar uno, sus padres nunca estaban en casa, ellos estaban tan ocupados en sus trabajos que rara vez le prestarían atención, probablemente un muñeco como estos lo ayudaría a no sentirse solo, había creído que las personas que compraban este tipos de muñecos estaban locas o algo así, pero una vez lo reconsideras ya no parece tan mal, es como volver a ser niño y tener tus peluches, además él siempre había querido un hermano, así que porque no, no perdia nada solo con mirarlos.

Entro a la tienda y en unas sillas que estaban ahí se encontró a un chico sentado, parecía que estaba esperando o algo así.

-Hola – saludo aquel chico – ¿tú también vienes a comprar un muñeco?

-Hola, eh, no, bueno no lo sé todavía, solo estoy viendo ¿tú vas a comprar uno?

-Si probablemente, mi hermano mayor quiere uno, así que me mando a buscar uno, ya pase por varias tiendas pero ninguno me convencía.

-Ah ya veo, y… ¿Cómo llegaste aquí?, claro si nos es mucha intromisión.

-No, no, no te preocupes pero antes, mucho gusto – extendió su mano – me llamo Woobin ¿y tú?

-Soy Minhee – estrecho su mano – gusto en conocerte.

-Bueno ahora sí, te cuento, yo iba en el bus cuando vi este lugar y – alguien entro interrumpiendo a Woobin.

-Disculpa la tardanza, me ocupe más de lo previsto, oh – se percató de la presencia de Minhee – buenas tardes joven, disculpe a usted también por hacerlo esperar.

-Está bien, yo acabo de llegar – sonrió – no se preocupe.

-Bueno, avancemos rápido, usted joven – señalo a Woobin – acompáñeme lo llevare a ver a los muñecos.

-Sí, de acuerdo – se levantó – nos vemos Minhee.

-Adiós Woobin, espero que encuentres un muñeco – alentó.

Minhee observo como Woobin y el vendedor se adentraba al cuarto donde por lo poco que pudo observar antes de que la puerta se cerrara estaban los muñecos.
Habría pasado poco más de 15 minutos, cuando el vendedor salió de nuevo.

-Me disculpo una vez más por hacerlo esperar, pero ya puede pasar a observar los muñecos.

-¿y el chico que entro antes de mí? – pregunto ya que él no lo había visto salir.

-Está en oficina con la secretaria haciendo el papeleo de compra.

-Ah, ok está bien.

-Sí, sígame – empezó a caminar – aquí adentro – señalo el cuarto -están los muñecos pase a verlos.

Minhee entro al cuarto, y se quedó asombrado, todos los muñecos eran tan bonitos y gracias a iluminación del cuarto se podían observar con mayor claridad. Si hubiera pasado una mosca probablemente se le podría haber metido en la boca ya que no podía cerrarla.

-Por lo que puedo observar imagino que es su primera vez comprando ¿no es así? – pregunto de manera divertida el vendedor.

-Sí, incluso es la primera vez que los miro tan de cerca, señor… – alargo la oración intentando que le dijera su nombre.

-Ah, Park Serim, para servirle – hizo una reverencia – pero dígame cual le gusta más.

-No lo sé todos son muy bonitos, ¿podría recomendarme uno?

-Claro, le daré un pequeño tour, por ser primerizo en esto, primero debo saber ¿qué género es el que está buscando?

-De preferencia varón, pero no tengo problema en ver muñecas también.

-Eso nos abre más el panorama, mire esta es una de las muñecas más bonitas que tengo, se llama Minju.

-¡¿Tienen nombres?! – pregunto asombrado.

-Claro, todos tiene un nombre, claramente si usted la compra puede ponerle otro nombre, pero ya depende de usted, mire por ahí – señaló otra muñeca – esta es la más nueva que tenemos, su nombre es Wonyoung, ella puede sostener una conversación básica con usted.

-Wow – pensó.

-Estas son fabricadas caseramente, y solo hay uno de su tipo, nunca va a encontrar la misma cara en otra tienda, es lo que los hace especiales en esta tienda, ahora que lo recuerdo, usted prefería un muñeco, déjeme le muestro lo que tenemos en venta.

-Si me interesaría verlos.

Con lo poco que Minhee llevaba viendo los muñecos estaba seguro de que compraría uno, eran tan bonitos además de que algunos podían hablar. En ese momento se puso a pensar seriamente en cuanto había avanzado la tecnología para llegar a este nivel, vender muñecos androides.

-Estos dos muñecos son uno de los más nuevos que tengo, sus nombres son Jungmo y Wonjin, Jungmo también puede mantener una conversación básica, por el contrario Wonjin es solo un simple muñeco, con movimientos básicos, pero ambos tiene garantía de durabilidad.

Minhee se quedó asombrado, el muñeco Jungmo era tan guapo, desearía que no fuera un muñeco, así él podría pedirle una cita, Jungmo le recordaba a un chico que le gustaba cuando estaba en la escuela secundaria.

-Veo que le ha gustado nuestro muñeco Jungmo – señalo Serim – el precio de este de 350 dólares.

-Si me interesaría comprarlo, pero quisiera ver más.

-Observe, este también puede sostener una conversación, pero lo que tiene de especial es que puede hablar en chino y en coreano, se llama Allen, y si lo comprara estaría haciendo una buena inversión.

-Este también me gusta – sonrío Minhee – Wow su piel es muy suave – dijo tocando su brazo.

-Mire este es nuestro último muñeco, es uno muy tierno, su nombre es Seongmin, este ejemplar es de los más caros que manejamos con un precio de 500 dólares, por si desea comprarlo.

Minhee ahora estaba muy confundido, no sabía si comprar a Jungmo o Seongmin, estaba tan concentrado en su debate mental cuando en una esquina vio el muñeco más lindo y adorable que alguna vez allá visto.

-Qué bonito esta esté – señalo Minhee al muñeco en la esquina – ¿Cuánto cuesta? – pregunto analizándolo y porque no toco esos cachetes sintéticos que tan adorable se veían.

-Se llama HyeongJun, pero no está a la venta – interrumpió Serim – está roto, pero no te vayas iré a buscar otro al almacén.

-Oh está bien – Minhee observo como Serim bajaba por la escaleras a lo que parecía ser un sótano – oh mira tiene un botón – hecho una mirada hacia donde Serim se había ido – no creo que sea tan malo si toco el botón, de igual forma si está roto no creo que pase nada – se convenció.

Así que eso hizo presiono el botón, al principio no pasó nada, pensó que si estaba roto, pero el muñeco empezó a “despertar” se movía de manera errática y temblorosa, abrió los labios para hablar, ahí fue cuando Minhee pensó que tal vez su sistema interno no funcionaba bien. Todo bien, hasta que el muñeco hablo de manera lenta y pausada, se podría decir que con miedo.

-No soy un muñeco, vine a comprar uno hace mucho tiempo, el me atrapo y me encerró, mi familia y la policía me están buscando. Vete antes de que sea demasiado tarde, corre, rápido, rápido ¡rápido!

El muñeco dejo de cantar, Minhee presiono nuevamente el botón, ¿Qué quería decir con eso? Sea lo que fuera este ambiente ya no le estaba gustando.

-Creí decir que ese muñeco estaba roto – hablo una voz detrás de el – no debes tocar cosas que no sabes para que sirven, mira ven mejor te muestro uno servible.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Se escuchó la campanilla de una tienda indicando que alguien había entrado. Un nuevo cliente.

-Emm, ¿hola? – saludo aquel chico.

-Hola – respondió – bienvenido a “Doll’s House” el lugar donde encontraras los muñecos más realista que hayas visto, ¿Cómo te llamas?

-Taeyoung – contesto el joven.

-Bienvenido Taeyoung, yo soy Park Serim dueño y encargado de fabricar los muñecos, pasa – abrió la puerta – te mostrare los que tengo.

-Oh, me gusta ese – señalo un muñeco sentado en el aparador.

-¿Ese? – Pregunto – señalaste un buen muñeco, nos acaba de llegar, se llama Woobin, nos lo trajeron la semana pasada.

-Es muy lindo – respondió asombrado Taeyoung.

-Si ese te parece lindo, te sugiero veas este – volteo a Taeyoung – mira este es un modelo resiente y puedo decir que es de los mejores que tenemos.

-Este es, me gusta, ¿Cuánto cuesta?

-500 dólares, es algo elevado, pero puede hablar y sostener una conversación un poco más avanzada que los otros muñecos que manejamos, es uno muy especial.

-No importa el precio, lo compro.

-Hiciste una buena compra – sonrió sínicamente -apuesto que el muñeco, estaría feliz si fuera un humano.

-Ah, espere ¿Cómo se llama el muñeco?

-Minhee – respondió Serim lentamente.

Autora Newrat_2003

También te puede interesar:

Te puede interesar

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments