Fanfic: You Never Walk Alone, BTS capitulo 1

Fanfics

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS capitulo 1

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21 Capítulo 1 — Realmente no entiendo por qué tuviste que decirle. — Es tu hermano, […]

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS

Fanfic: You Never Walk Alone, BTS Fanfic: You Never Walk Alone, BTS

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21

Capítulo 1

— Realmente no entiendo por qué tuviste que decirle.

— Es tu hermano, Yun.

— Sí, que está a punto de iniciar su gira-intenté hacerle entender, pero era terca. Después se quejaba de mí—Mamá, no quiero que YoonGi tenga problemas por mí—suspiré acomodándome en el sofá frente a ella—Debimos esperar a que viniera a casa.

— Sabes que para eso falta mucho, tendríamos que esperar a navidad o a un pequeño descanso entre las giras—negó con la cabeza. Mamá odiaba que YoonGi viajara de más porque sabía lo agotador que era y muchas veces cuando lo tenía en casa dejaba que durmiera cuanto quisiera o lo alimentaba más de lo debido. El chico siempre se esforzaba por sus fanáticas y sus compañeros a pesar de simular ser tan frío, entre nosotros no había tanta diferencia en lo físico. Éramos de piel pálida, ojos oscuros, cabello negro y labios delgados, bueno, la diferencia era el cabello, él se lo ha pintado de tantos colores que perdí la cuenta, yo en cambio no me he atrevido jamás a hacerlo. A papá casi le da algo cuando lo ve.

— ¿Cuándo le contaste?

— Hace dos semanas.

— ¡Mamá! —volví a quejarme.

— Nada de quejas, jovencita, no pienso ocultarle algo así, se enojaría con nosotros.

— Esto es ridículo.

— Vendrá este fin de semana, quiere hablar contigo…

— ¿Qué ibas a decirme cuando apareciera de la nada? —quise saber. No quería ser cruel, pero si me molestaba el hecho de que me ocultaran las cosas, mucho más si se trataba de mi enfermedad—Papá y tú son pésimos para mentir.

— Todo lo que hacemos es por tu bien, Yun—besó mi frente tomando mis manos con delicadeza. En sus ojos noté lo preocupada y triste que estaba, me sentí culpable al juzgarla por lo que hizo. Suspiré abrazándola.

— Para la próxima avísame, ¿Quieres?

Era sábado por la tarde, la mesa estaba servida con unos platos que olían exquisito, mamá se había lucido en hacer que todo luciera bien y perfecto. La había ayudado a cortar algunas verduras o a preparar las salsas, papá había ordenado la mesa con mucha dedicación, por lo general cuando YoonGi regresaba me encontraba en la universidad metida en mi habitación, esa que compartía con dos amigas. Sentí algo de nostalgia al recordar, aquella Min Yun era la chica sana que tenía en mente ser una excelente veterinaria, la de ahora sólo tiene en mente intentar seguir respirando como si nada ha pasado. Había detenido los estudios porque hasta eso lo perdí, la esperanza y las ganas de ser alguien se esfumaron. Sólo quería encerrarme.

— ¿Te sientes bien, cielo? —papá acarició mis brazos. Parpadeé varias veces asintiendo, llevé el arroz con mariscos que mi madre había hecho directo a la mesa, justo en ese instante tocaron a la puerta. Mis padres se dirigieron a recibirlo y yo mantuve cierta distancia, la última vez que vi a mi hermano fue el año pasado durante mis vacaciones, fueron unos tres días ya que YoonGi debía viajar a Busan para un pequeño concierto.

— ¡Por fin estás en casa, cielo! —mamá lo abrazó en cuanto abrió la puerta. Lo estrechó entre sus brazos fuertemente. Su cabello rubio fue lo primero que noté, papá lo abrazó luego y cuando se separó noté lo cambiado que estaba. Me parecía que había crecido un poco más, nos llevábamos cinco años de diferencia, mientras tenía veinte, él tenía veinticinco. El día de su cumpleaños recuerdo haberle dejado un mensaje felicitándolo y deseándole lo mejor. Sólo obtuve un “gracias” de su parte.

— Vaya, casi no te reconozco con tu nuevo color—intenté bromear, pero no funcionó. YoonGi sonrió apenas con amargura, de repente me sentí desprotegida y sola, no pude más corriendo a sus brazos abrazándolo fuertemente. Pude escuchar un suspiro de su parte cuando me rodeó con sus brazos, sabía que me sentía más delgada que la última vez y sabía que ya no era la misma. Por un momento me olvidé de nuestros padres aferrándome a él como cuando era niña, YoonGi siempre ha sido mi hermano, incluso con la falta de comunicación lo quiero con mi vida.

El almuerzo estuvo entre charlas sobre el vuelo, el clima, la ciudad, cosas triviales que no tuvieran que ver respecto a su vida de famoso. En casa él seguía siendo un chico normal, seguía siendo nuestro YoonGi. Guardé silencio escuchando con atención, el plato frente a mí no era de mi agrado, quería comer, pero al mismo tiempo no, mi estómago no toleraría nada y además perdí el apetito. Sólo quería hablar con mi hermano.

— ¿No tienes hambre, Yun? —señaló mientras masticaba—Mamá cocinó tan exquisito como siempre.

— Lo sé, la ayudé a prepararlo—sonreí un poco.

— Tu hermana ha cambiado su dieta estos días—resumió papá. Sentí algo de tensión en la mesa, apoyé mis brazos sobre ésta sin ser capaz de verlo. Me sentía muy cansada.

— Se está cuidando más.

Cuando fue la hora de limpiar todo, me coloqué de pie casi perdiendo el equilibrio de la nada, YoonGi logró atraparme, por suerte mamá y papá estaban en la cocina. Miré al chico pidiéndole en silencio que me ayudara.

— ¡Iré arriba con Yun! —avisó en voz alta antes de cargarme para llevarme mejor. Recosté mi cabeza en su pecho escuchándolo decir voz baja—Joder, Yun, estás muy delgada.

— Tengo una dieta muy estricta.

— No es momento de bromas, jovencita.

— ¿Oppa? —hace mucho que no le decía así—Lo extrañé mucho.

— Y yo a ti, pequeña—entró a mi habitación recostándome en la cama con cuidado. Mi cuerpo se sentía muy débil—No luces tan mal como esperaba.

— Vamos, YoonGi, nunca se te ha dado los halagos.

— Cierto—rodeó los ojos con su típica sonrisa torcida—Luces como un muerto viviente.

— Ese es el hermano que quiero.

— Supongo que viste las noticias—tomó mi mano. Suspiré asintiendo— ¿Estás de acuerdo?

— Mamá no debió decírtelo.

— Eres mi hermana, Yun.

— Iniciarás una gira en unas semanas, necesitas concentrarte en tus ensayos…

— La familia es primero, además, todos en el grupo estuvieron de acuerdo, incluso en la agencia lo saben—se encogió de hombros—Los chicos quieren conocerte.

— ¿Qué tanto les contaste de mí?

— Que eres muy testaruda, que te encanta el rosa, amas las faldas y los vestidos…—ante mi expresión de horror, YoonGi rió—Sólo dije lo necesario, que eres mi hermana menor, que estás estudiando medicina veterinaria y…

— ¿Ya te dijeron?

— ¿Qué?

— Salí de la universidad.

Se quedó en silencio mirándome fijamente. Su sonrisa se borró, el chico estaba muy molesto. Su voz fue más ronca cuando habló.

— ¿Qué demonios estás pensando?

— No puedo asistir a clase…

— Eso es una jodida mentira, Yun, existe la tecnología en estos días.

— YoonGi…

— ¡Cinco años para tu graduación!

— YoonGi…

— Escuchaba a mamá decir que estabas pensando en tu vestido porque te emocionaba la idea—dijo sin permitirme hablar. Me miró de nuevo, su cabello estaba algo despeinado— ¡¿Sabes el daño que te haces a ti misma y a ellos?! ¡Para colmo tienen que vivir con una hija enferma que no sabemos si se curará!

Eso me dolió. El silencio reinó en la habitación, pero no por mucho. Sollocé cubriendo mi rostro con mis manos, el chico se disculpó de inmediato abrazándome, sollocé en su pecho sabiendo que tenía razón, tener leucemia sólo te hace sentir agotado, cansado y no deja que tu cuerpo se defienda de las infecciones. Por eso no salía de casa a menos que fuera al hospital, por eso no creo que ir al tour con ellos sea buena idea, no quiero arruinar el momento de YoonGi oppa, no quiero y no puedo.

Autora: Yalimar Yanez / nessieyalimar21

También te puede interesar:

Te puede interesar

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments